Santa Coloma de Gramenet

SantaColomadeGramenet

Santa Coloma de Gramenet forma parte del área metropolitana de Barcelona. Es un territorio de los que casi la mitad es superficie no urbanizable y de una dificultosa orografía. Tiene de 7km2 una población de 120.029 habitantes, de los que 26.278 ciudadanos han nacido fuera del territorio español (el 21,89% de la población total), y una densidad de población de 17.147 (hab./km2). Administrativamente, la ciudad está dividida en 6 distritos. La mayoría de la población se concentra en los distritos V y VI, que son también los que acojen la mayor diversidad etnocultural ya que, en esta zona, se concentra el 55,5% de la población nacida fuera de España. Actualmente, viven en Santa Coloma ciudadanos de más de 100 nacionalidades diferentes. Los países de Latinoamérica en su conjunto agrupan más del 30% de la inmigración, seguidos por China, con el 20% de los ciudadanos; el Magreb, con el 16%; la zona del Indostán, con el 13%; la Unión Europea, con el 7% y la Europa no comunitaria, con un 4%. Entre los nacidos en el Estado Español, el 61,8 % son catalanes, el 20,6% (19.216) de Andalucía, el 5% (4.651) de Extremadura, el 3,5% (3.297) de Castilla-La Mancha, de 2,7% (2.554) de Castilla-León y el 1,7% (1.554) de Galicia.

Santa Coloma de Gramenet es una ciudad proveedora de mano de obra que trabaja fuera del municipio, fundamentalmente en el área metropolitana de Barcelona y en las comarcas del Vallés. Prácticamente no tiene suelo industrial ni capacidad de generar ocupación interna, excepto el pequeño comercio, pero es una ciudad especialmente bien comunicada (tanto en transporte público como en privado).

La ciudad se ha tenido que enfrentar a grandes retos en este siglo, como la progresión espectacular del número de inmigrantes en un corto espacio de tiempo que se inicia en la primera década del siglo XXI (año 2000), que produjo una sustitución de población y un drástico cambio en el paisaje social interno, o su imagen urbanística desordenada y hostil, heredada del franquismo, con edificaciones y viviendas de baja calidad y compleja y costosa regeneración urbanística. Del mismo modo, la ciudad se enfrenta a altas tasas de paro (24% en la actualidad, y tan solo un 7,9% en 2006) y un PIB  por habitante que resulta ser menos de la mitad que el de la comarca del Barcelonés y prácticamente la mitad que el de la media en Catalunya.

La vocación de futuro de Santa Coloma viene marcada por hitos como la instalación y promoción del campus universitario, las iniciativas de mejora de la movilidad y la accesibilidad y la recuperación del margen del río Besós (que la separa de la ciudad de Barcelona) como espacio de uso ciudadano. Del mismo modo, la ciudad mantiene viva una vocación iniciada en 1998 por la ciudadanía y la administración municipal, de llevar a cabo políticas de cohesión social y convivencia, con instrumentos como la “Red de Valores y Mensajes Positivos para la Convivencia” (que lleva 10 años en marcha) o el “Equipo de Mediación y Apoyo a las Comunidades de Propietarios/as”.

Santa Coloma de Gramenet: Results of the Intercultural Cities Index